La Gomera: naturaleza y magia

Reserva de la Biosfera


Publicado 15-03-2021



La tercera isla más pequeña de las Canarias siempre ha sido una de las más desconocidas. A la sombra del Teide, a tan solo 30 kilómetros de Tenerife, La Gomera cuenta con una oferta turística que nada tiene que ver con las masificaciones que encontramos en las islas mayores. Senderos únicos, playas de arena negra para disfrutar casi en solitario, gente amable y un bosque milenario son algunas de las opciones que ofrece La Gomera al viajero. Porque en La Gomera nunca se es un turista.



Cómo llegar
La Gomera cuenta con un aeropuerto y un puerto marítimo que reciben anualmente a miles de turistas de diferentes nacionalidades, eso sí, únicamente desde Tenerife, ya que es la única conexión con la isla. La opción más común para llegar a La Gomera es coger un avión desde cualquier punto de España hasta Tenerife, para luego usar el Ferry que te puede llevar hasta La Gomera en 45 minutos. Tanto la compañía Fred Olsen Express como Naviera Armas cuentan con 3 rutas diarias con la isla.
El avión suele ser el modo de viaje más inusual por su precio más elevado, con dos conexiones diarias con el aeropuerto de Los Rodeos en Tenerife realizados por la compañía Binter Canarias. Eso sí, en los 20 minutos que dura el viaje, las vistas del Teide desde el avión te dejarán sin habla.
Para recorrer la isla recomendamos el uso de un coche de alquiler para poder moverte a tu aire.

Parque Nacional como joya de la corona
La Gomera fue galardonada este 2020 con el premio de "Destino de Excelencia para el Turismo Activo" por parte de Asociación Nacional de Empresas de Turismo Activo, más conocido como la ANETA. Y si lo fue, es precisamente porque el Parque Nacional de Garajonay ofrece más de 18 rutas de senderismo.
Visitar el Parque Nacional es como pasear por un museo de dinosaurios, ya que el bosque se ha mantenido en las cumbres de La Gomera durante millones de años. Hoy en día es común encontrarte con alemanes o noruegos cruzando los caminos que atraviesan el pulmón de la isla. Y en estos caminos, el viajero se siente atrapado entre las ramas de aceviños, viñatigos y cedros que se entrelazan para crear una bóveda que muchas veces provoca que la luz disminuya, ya que la densidad de árboles por metro cuadrado es altísima.
Uno de los lugares más emblemáticos del parque es El Cedro. Cerca del pueblo de Hermigua, por este barranco fluye el único curso de agua que se mantiene activo durante todo el año. La cantidad de árboles que encontramos en El Cedro provoca que podamos ver como en ningún otro lugar el fenómeno llamado lluvia horizontal, muy típico en el Garajonay. Consiste en que las nubes formadas por los vientos alisios chocan con las hojas de los árboles, condensándose y cayendo al suelo en forma de gota. Un fenómeno impresionante que funciona como sistema de riego para el Garajonay.
Otro punto importante del parque es el Alto del Garajonay, el pico más alto de la isla con 1.482 metros, desde donde se pueden ver La Palma, el Hierro y Tenerife. Los días en los que la calima o polvo del Sahara no está presente, también se puede observar Gran Canaria.
El Roque Agando, formado por la erosión de una chimenea volcánica, también es una visita obligada en el Parque Nacional. Es genial la visión de este roque en los días soleados, cuando al fondo podemos admirar el Teide, que los habitantes gomeros presumen como suyo, ya que es de donde mejor se ve. Aunque los días soleados son especialmente agradables, cuando verdaderamente puedes admirar la magia del parque es en los días de niebla densa. Es en este momento cuando parece salido de un cuento de hadas, y las historias de brujas que se cuentan alrededor de la isla parecen volverse realidad.

¿Qué más hacer?  
La oferta de turismo en La Gomera no se acaba en el verde del Garajonay. En San Sebastián de La Gomera, su capital, podemos encontrar la mayoría de los museos de la isla. Muchos de ellos están dedicados al paso de Colón por la Gomera, ya que fue el último sitio que visito antes de descubrir el Nuevo Mundo. También es digna de admirar la Torre del Conde, fortificación militar rodeada de un parque en el que se pueden admirar numerosas especies tropicales.
Playa de Santiago, en el sur de la isla, es otro lugar que merece la pena visitar si queremos comer pescado fresco y conocer un poco más de la industria pesquera de los años 50, una de las más importantes de canarias.
En Valle Gran Rey, al Oeste, se puede experimentar de primera mano el impacto que el turismo ha tenido sobre la isla. En las calles escucharás muchas conversaciones en alemán, ya que este pueblo está prácticamente colonizado. En Valle Gran Rey encontrarás algunas de las mejores playas de arena negra de la isla y es el punto de partida para las excursiones de avistamiento de ballenas y delfines.
En el norte de la isla, mucho más abrupto y menos poblado, destacan los pueblos de Hermigua, Vallehermoso y Agulo. Cerca de este último está el Mirador de Abrante, que cuelga sobre una montaña a 900 metros de altura. El suelo de cristal del mirador es solo para los más atrevidos.

Gastronomía única
En La Gomera, a pesar de su tamaño, encontramos muchos de los éxitos gastronómicos que se atribuyen a canarias.
El almogrote, hecho a base de queso curado de cabra y pimientos rojos, ajo y aceite, es uno de los emblemas de la isla. También lo es la miel de palma, uno de los productos que nunca puede faltar en un postre gomero.
Las galletas gomeras también son muy conocidas fuera de la isla. Pero si algo podemos recomendar desde Vitality travel, es el potaje de berros, que encontraremos en cada restaurante de la isla.

Tranquilidad asegurada
La Gomera es una de las islas más desconocidas por su pequeño tamaño, ya que cuenta con tan solo 22.000 habitantes. Pero este es uno de los puntos fuertes de la isla, ya que cualquier viajero que la visite sentirá esa soledad que muchas veces se busca cuando huimos de las grandes aglomeraciones. Visitar La Gomera es el mejor de los regalos para encontrarse con la parte de uno mismo que necesita ser escuchada.


Hotel Jardin Tecina y Tecina Golf
Forma parte del grupo Fred Olsen, operador del ferry express entre Tenerife y La Gomera.
Un precioso hotel horizontal de 4* , 434 habitaciones en una ubicación envidiable en un acantilado en la parte sur de la isla en Playa Santiago. Rodeado de naturaleza y con amplio espacio para disfrutar y relajar en sus 70,000m2. El hotel  acoge tanto a familias, dispone de habitaciones conectados y actividades para niños como una zona de exclusvo de solo adultos más de 16 años en la area de  duplex suites.

Aparte del restaurante principal donde se ofrece los deliciosos desayunos y la posibilidad de media pensión y pensión completa el hotel cuenta con varios restaurantes a la carta para degustar platos típicos de canarias y la Gomera tanto como una tasca de tapas o un restaurante de platos internacionales pagando un suplemento.
Las amplias instalaciones incluyen el Beach Club Laurel en la playa accediendo por un ascensor y después unos escalones y con una piscina de agua salada, bar y restaurantes. La terraza selecta ofrece la posibilidad un paquete de refrigerio y camas balineses para su disfrute.

Puedes disfrutar del SPA Ahemon con vistas al océano y mimarte en la zona wellness con un masaje.
Para los amantes del golf, a 5 minutos se encuentra el campo Tecina golf  de 18 hoyos.
Por si esto fuera poco el hotel ofrece otras actividades como paseos botanicos, visita al eco finca 100% ecologica, o puedes contratar una visita al parque nacional de Garajonay.
Reserva su estancia, ferry, y visitas con Vitality Travel.







Comentarios sobre :
La Gomera: naturaleza y magia

Buscar en el blog